¡Regreso a clases!

Imagen: dequemensajes.com
Imagen: dequemensajes.com

Para nosotras las mamás de niños con diabetes, el regreso a clases no es solo comprar los útiles escolares para el nuevo año académico, nuestro regreso a clases implica también pensar en otros detalles muy importantes que nos permitirán sentirnos tranquilas sabiendo que nuestros hijos están bien cuidados en la escuela. A continuación les ofrezco algunas recomendaciones para un regreso a clases seguro y un año escolar sin contratiempos.

 

Mi primera recomendación es concertar una cita, antes del inicio del año escolar, con la maestra que estará a cargo de nuestro hijo e invitar a ese encuentro a otros maestros como pueden ser los coordinadores de áreas y el profesor de  educación física. Insisto en que sea antes del inicio de clases, pues la maestra tendrá la disponibilidad de atendernos sin estar pendiente de que debe regresar al salón de clase y nos puede prestar toda la atención que pedimos.

 

Esta entrevista debe ser corta, pero muy bien planificada, donde nuestro objetivo principal es darle las herramientas necesarias al personal de la escuela para que sepan solventar cualquier emergencia que se pueda presentar durante el año escolar de la mejor manera posible, así como de informar sobre el tratamiento de rutina de nuestro hijo.

 

¿Cúal es nuestra principal emergencia? Una baja de azúcar. Debemos explicar lo que significa, sus causas, síntomas y tratamiento.

 

Es importante que al conversar sobre el tratamiento de las bajas de azúcar, dejemos a la disposición del personal de la escuela un "kit de emergencia" que incluirá un jugo comercial de larga duración que contenga azúcar, pastillas o gel de glucosa, galletas y las instrucciones precisas de cómo y cuándo utilizar el kit.

 

Si la escuela lo permite, es importante que dispongan de un kit de glucagon para administrar en casos de hipoglicemias severas. Si tienes un kit vencido, llévalo a la cita y realiza una demostración de cómo utilizarlo y recuerda  revisar la fecha de vencimiento del que dejas en la escuela.

 

La maestra debe de tener claro que ella debe actuar de inmediato ante una baja de azúcar y luego llamar a los padres o al número de emergencia local y que nunca debe de dejar solo al niño. 

 

El profesor de educación física debe estar presente en la entrevista para que aprenda a manejar cualquier situación que se presente durante su clase y también aconsejo que tenga a su disposición otro kit de emergencia para bajas de azúcar.

 

Por otro lado, si la maestra observa que nuestro hijo pide con frecuencia permiso para ir al baño o tomar agua, eso pudiese ser síntoma de azúcar alta y debemos dejar claro cómo será la manera de solventar esta situación.

 

Comparo al glucómetro a un "cinturón de seguridad", recomiendo instruir al personal en su uso, de manera de que ante cualquier emergencia lo utilicen de manera correcta.

 

Al suministrar la información adecuada de cómo manejar cualquier problema relacionado con la diabetes que se pueda presentar durante el año escolar, estamos ayudando a bajar el nivel de estrés que pueda tener una maestra al dejarle a su cargo a nuestro hijo con diabetes. 

 

No necesitamos una maestra experta en diabetes, necesitamos una maestra que sepa resolver de manera adecuada cualquier emergencia que se pueda presentar y que entienda que nuestro hijo es igual a cualquier otro de sus alumnos solo que se inyecta insulina, por lo que no lo debe tratar de manera diferente ni etiquetarlo como el "niño diabético".

 

Teniendo en cuenta estas recomendaciones para el inicio del nuevo año escolar, nos permitirá estar más tranquilos y saber que nuestros hijos estarán bien atendidos en caso de presentarse cualquier emergencia.

 

Comentarios: 0 (Discusión cerrada)
    Todavía no hay comentarios.