Páncreas Artificial, ¿qué tan cerca lo tenemos?

Foto tomada del artículo de Riva Greenberg. Diabetes advocate, autor, speaker and coach. Turning Diabetes Over the Bionic Pancreas. Huffpost Healthy Living
Foto tomada del artículo de Riva Greenberg. Diabetes advocate, autor, speaker and coach. Turning Diabetes Over the Bionic Pancreas. Huffpost Healthy Living

Para muchos pacientes con diabetes mantener un buen control glicémico es una tarea muy demandante, y sabemos que hasta el paciente más motivado y dedicado puede tener problemas para lograrlo.

 

La diabetes es una enfermedad muy exigente y por eso, se le ha prestado especial atención al desarrollo del páncreas artificial.

 

El páncreas artificial sería el encargado de medir la glucosa y administrar la insulina correspondiente, de manera que se puedan mantener los valores de glicemia dentro de un rango ideal específico. Igualmente, se encargaría de compensar otros factores que influyen en la glicemia como pueden ser el ejercicio, el estrés, las enfermedades y los cambios temporales a la sensibilidad de la insulina; todo esto sin la intervención humana.

 

Muchos estudios se han realizado y el progreso ha sido lento pero seguro.

 

Entre algunos  de estos estudios en busca del páncreas artificial se encuentran los de la Universidad de Boston junto con el Massachusetts General Hospital. Ellos realizaron una investigación cuyos resultados fueron publicados en la revista Diabetes Care (Diabetes Care 35:2148-2155, 2012), en donde se quería comprobar si se podía lograr el control glicémico en pacientes con diabetes tipo 1, de una manera efectiva y segura, utilizando un páncreas biónico bihormonal (insulina, glucagon), manejado por un monitor continuo de glucosa, durante más de dos días de duración además de incluir 6 comidas ricas en carbohidratos y realizando ejercicio físico. El estudio concluyó mostrando excelentes resultados, donde el páncreas biónico bihormonal logró el control glicémico con mínimas hipoglicemias durante los días de duración del estudio.

 

La FDA (Food and Drug Administration) ha permitido a éste grupo de investigadores realizar tres estudios fuera del hospital en ambientes más realistas, donde los pacientes involucrados en el estudio llevarían a cabo sus actividades diarias como son ir al trabajo, al gimnasio y comer en restaurantes.

 

Los sistemas que utilizarán consistirán en una aplicación que contiene un software de control en un iphone, un monitor continuo de glicemia que se comunica de forma inalámbrica con el iphone, un sensor-transmisor colocado en el tejido subcutáneo que le comunica las glicemias al monitor, y dos bombas de infusión. Una con insulina para bajar la glicemia y otra con glucagon para subirla. Basado en valores de glucosa obtenidos cada 5 minutos a través del sensor, la aplicación determina la dosis necesaria de insulina o glucagon que infunden las bombas para mantener la glicemia en valores ideales.

 

El primero de estos estudio comenzó en febrero de este año y concluirá en junio. Se llama el estudio Beacon Hill; probará la efectividad del sistema en 20 pacientes adultos con diabetes tipo 1 por 5 días consecutivos, fuera del hospital durante el día y durante la noche durmiendo en un hotel en los alrededores del mismo, siempre monitoreados por el equipo de salud de manera cuidadosa.

 

Se han publicado en diversos medios de comunicación las primeras impresiones por parte de pacientes participantes en el estudio, como es el caso de Anna Floreen, cuya fotografía con el detalle del sistema podemos apreciar en este artículo. Pueden accesder a su blog  https://myglu.org/articles/day_1_bionic_pancreas_study donde narra su experiencia durante los días que utilizó el páncreas artificial.

 

El segundo estudio se llevará a cabo durante el campamento de verano de este año, organizado por la clínica Joslin en Boston donde se contará con la participación de niños y adolescentes del campamento.

Tuve la oportunidad de ser informada sobre este estudio por parte de la Dra. Ayleen Ricker del Departamento de Pediatría y Adolescencia de la misma clínica y están muy contentos de que se realice el estudio durante su campamento. Participarán alrededor de 32 acampantes y tendrá una duración de 7 días. Sin duda una gran prueba para el páncreas artificial dadas las condiciones de un campamento de verano donde los niños están en constante actividad física.

 

El tercer estudio se realizará con  un grupo de trabajadores del Massachusetts General Hospital con diabetes tipo 1, en el 2014. Entre 50 y 60 empleados del hospital probarán el sistema, tanto en su trabajo como en sus casas durante dos semanas.

 

Se necesitan todavía muchos estudios para demostrar la efectividad y seguridad del páncreas artificial, aunque definitivamente hay avances significativos que nos permiten pensar que su comercialización está cada vez más cerca.

 

Comentarios: 1 (Discusión cerrada)
  • #1

    Carlos Peña (jueves, 09 mayo 2013 03:51)

    Que gran notica estamos cada vez mas cerca!!!!
    Saludos