¡Llegaron las vacaciones!

Se acaba el año escolar y llegan las vacaciones. Un merecido descanso para los niños y más relajada la rutina de la casa para los padres en estos días.

 

Para las familias de niños con diabetes también cambian las cosas, nos levantamos un poco más tarde, se modifica el horario de las comidas, nos acostamos más tarde, hacemos más ejercicio, o quizás menos para algunos, entre otras cosas.

 

Todos estos cambios nos obligan a realizar algunas modificaciones en el tratamiento que debemos consultar con nuestro equipo de salud, de manera de lograr unos días de descanso pero con la diabetes bajo control.

 

Muchos aprovechan estos días para viajar, y la diabetes también va con nosostros, nos acompaña los 7 días de la semana, las 24 horas del día.

 

Aprovecho para recordar algunas recomendaciones que debemos tener presente a la hora de viajar.

Es bueno preparar una lista con anticipación de todas las cosas que podemos necesitar durante el viaje, de manera que no se nos olvide nada. Hacemos la lista repasando la rutina diaria: Glucómetro, tiras reactivas, lancetero y lancetas, algodón y alcohol, glucómetro y tiras de medir cetonas en sangre o tiras para medirlas en orina, agujas para el pen o bolígrafo de insulina o inyectadoras, insulinas y cualquier otro medicamento que podamos necesitar en caso de enfermedad, gel o pastillas de glucosa y que nunca falte el kit de glucagon.

 

Para aquellos que utiilizan la bomba de insulina: empacar reservorios, equipos de infusión, insertor, pilas de repuesto, así como algún adhesivo para reforzar el sitio del catéter sobre todo cuando vamos a la playa o piscina. Me parece prudente llevar insulina lenta para utilizar en caso de algún desperfecto de la bomba junto con inyectadoras.

 

Es recomendable llevar el doble de la cantidad de insumos que necesitamos, incluyendo dos glucómetros. Esto nos permite no estar angustiado si nos sucede cualquier percance durante esos días.

 

Incluye una libreta con los números de teléfono o correos de tu equipo de salud, información de tu seguro médico y contactos en caso de emergencia.

 

Si viajas en avión , lleva todo esto en el equipaje de mano, no lo factures porque se puede extraviar el equipaje o estar sometido a temperaturas extremas que pudiese dañar el material, incluyendo la insulina.

 

Recuerda pedir un informe médico a tu equipo de salud ya que pudiesen pedirlo en los aeropuertos.

 

Es importante tener presente que las hipoglicemias pueden suceder en cualquier momento, ellas no tienen vacaciones, por lo tanto debemos de llevar siempre alimentos que nos ayuden a tratarlas y una identificación, sea medalla o pulsera, indicando que la persona tiene diabetes.

 

Consulta con tu equipo de salud cualquier duda que tengas con respecto a cambios de horario y cómo modificar el tratamiento de ser necesario.

 

El planificar con tiempo y organizar todo con anticipación nos permite disfrutar de las vacaciones y tener la diabetes bajo control.

Comentarios: 0 (Discusión cerrada)
    Todavía no hay comentarios.