Utilización de los valores de glucosa de los monitores continuos de glucemia para tomar decisiones terapéuticas

 

Gary Scheiner es un educador certificado en diabetes de Estados Unidos, dueño y director de un centro privado dedicado a pacientes con diabetes tipo 1 llamado “Integrated Diabetes Services”.

 

 El año pasado Gary publicó un libro titulado “Practical CGM - A Guide to Improving Outcomes through Continuous Glucose Monitoring” tratando el uso de los monitores continuos de glucemia (MCG) y comenta sobre la utilización de los valores de glucosa tomados a través de monitores continuos de glucosa para decisiones terapéuticas.

 

Sabemos que los monitores continuos de glucemia obtuvieron la aprobación de la FDA como complemento de la glucemia capilar y no como sustituto de la misma. Sin embargo, cada vez observamos a más personas utilizando estos valores para el cálculo de dosis de insulina sin confirmación con la glucemia capilar.

 

En su libro Scheiner comenta que para aquellas personas que no suelen realizarse los controles mínimos de rutina, el hecho de contar con los valores del sensor, podría ser una buena guía para el manejo de las comidas, ejercicio o de las dosis de insulina.

 

Una de las cosas de su publicación que me pareció muy interesante fue el hacer hincapié en que si las personas van a utilizar los valores del sensor para tomar decisiones deben de tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  1. No confiar en las mediciones del sensor si eres nuevo en el uso de los mismos. Él piensa que hay que usar unos tres o cuatro sensores para poder tener experiencia y confiar en la data que nos suministra.
  2. Tener en cuenta que las primeras doce o veinticuatro horas del sensor las mediciones son menos exactas. Toma algunas calibraciones para que el medidor suministre mediciones confiables.
  3. Tomar en cuenta si los valores de las calibraciones se corresponden con los valores del sensor con un margen menor del 15%. De ser mayores, es mejor utilizar los valores de la glucemia capilar.
  4. Cuando la glucemia está aumentando o disminuyendo rápidamente, y lo podemos observar con las flechas de tendencias, la diferencia entre la medición del sensor y de la capilar se hace aún mayor, no es recomendable utilizar el valor del sensor sino más bien utilizar la capilar.
  5. Cuando se está remontando una hipoglucemia es recomendable utilizar la glucemia capilar para confirmar si la superamos.
  6. No utilizar los valores del sensor cuando se está tomado alguna sustancia que pueda interferir con las mediciones como puede ser el paracetamol.

Es importante que los usuarios del MCG sigan esas recomendaciones a la hora de tomar decisiones terapéuticas en base a las mediciones proporcionadas por el sensor de manera de sacarle el mayor provecho dentro de un margen de seguridad apropiado.

 

http://urlm.es/www.integrateddiabetes.com
http://urlm.es/www.integrateddiabetes.com